Ya hemos llegado a San Diego!

En la pasada entrada os presentamos la idea de este blog y del viaje. Solo le faltaba una cosa, y es que lo continuáramos :) Pues bien, aquí está la segunda (y por supuesto no última) entrada del blog.

 

Disculpad la espera pero como os podréis imaginar, ha sido difícil la adaptación al nuevo entorno de trabajo. Sí, de trabajo. Porque aquí solo dejamos de trabajar en el submarino para:

  1. Comer
  2. Ir a comprar repuestos para el submarino.

Dormir no lo contamos ya que, después de tanto esfuerzo, soñamos con él.

En fin, como se suele decir, empecemos por el principio.

 

La historia de este viaje comienza el 10 de Julio a las 5 de la mañana en el taller de modelismo de la E.T.S.I. Navales rodeados de piezas de submarino, herramientas, cajas de pizza y demás restos de comida que uno de nuestros mentores, Ernö Peter Cosma, nos trajo dándonos la vida. Tras varios días de dormir una hora (en el mejor de los casos) los miembros del proyecto trabajaban sin descanso para conseguir dejar preparado el submarino para el viaje para el que estaba destinado: San Diego.

 

 


 

Tras un trabajo de locura, a las 6,00 de la mañana ya con parte de las últimas pruebas en Madrid realizadas, parte de los miembros de FuVe-E tenían que emprender su viaje a EE.UU. Mientras los demás, que por falta de recursos no han podido venir, seguían trabajando para tenerlo todo preparado para el transporte del submarino que se podruciría esa misma mañana, los 3 estudiantes que viajaban fueron lo más rápidamente posible a su casa, ya que, por falta de tiempo, les fue imposible hacer la maleta antes y su vuelo salía en apenas 3 horas.

 

Tras meter en la maleta rápidamente lo que consideraban imprescindible  para el viaje (primero lo del submarino, después lo demás), salieron disparados hacia el aeropuerto de Barajas.

 

Hemos de confesar que el viaje fue rápido e indoloro. Después de varios diás sin dormir, del viaje de Madrid-Charlotte solo recuerdan el entrar en el avión, las comidas y la azafata diciéndoles que despertasen ya por favor, que el vuelo hacía media hora que había aterrizado y ya querían limpiar :) Y el vuelo Charlotte-San Diego no cambió mucho.

 

A la llegada a San Diego lo primero que hicimos fue buscar un taxi y dirigirnos raudamente al hotel para conectar nuestros correos y enterarnos de las últimas novedades, especialmente del transporte de nuestro sub. Después de recibir la buena noticia de que nuestro submarino había salido, comenzamos a adaptarnos empezando por las nuevas delicatessen que nuestra nueva ciudad nos ofrecía...

 

 

Los siguientes días se convirtieron en días muy muy complicados. Los problemas no paraban de aparecer: Problemas con las tarjetas de crédito, problemas con el hotel, problemas con las cámaras, problemas con los ordenadores. Fueron días muy duros.

 

 

Finalmente, nuestro submarino llegó :). Pero para agilizar todo el trámite, fuimos a recogerlo a Los Ángeles. Todo sea por hacer el mayor número de horas de pruebas. Pero eso sí, nadie nos libró de los mundialmente famosos atascos de Los Ángeles de los viernes tarde.

 

Pero lo importante es que ya tenemos nuestro submarino en perfectas condiciones. Seguiremos contado todo lo que hagamos, podéis seguir toda nuestra aventura en nuestro Facebook o en YouTube.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Centrifugal Juicer (martes, 23 abril 2013 18:22)

    This informative article was precisely what I was trying to find!